Blog

La perfección de las caritas

El desafio que los peluqueros comerciales afrontamos en cada corte y arreglo canino, sin dudas, es la expresión y estilo en las caritas. Cada raza posee características distintivas que debemos potenciar, y también sumar el estilo y las nuevas tendencias.

Las bases para el éxito en el arreglo de las caritas

Preparación del manto:

Antes de comenzar con cualquier técnica de corte o estilos, es imprescindible que el pelaje esté listo. Posicionar el pelo de la cara. Proceder con mucho detalle en la higiene. Y secar con precisión.

El mejor aliado en la preparación e higiene del manto es un shampoo dermocosmetico. Que disperse profundamente la suciedad de la cara, lagrimales, bigotes y barbas (Dermapet Intensive Wash). También evaluar la necesidad en el proceso del baño, de utilizar peine lagañero para remover restos de suciedad. O sacanudos para abrir las barbas. Luego un segundo lavado, que propicie el volumen y textura del pelo para el posterior secado (shampoo voluminizante Dermapet). recomiendo aplicar el shampo texturizador puro, con especial atención a no molestar la zona ocular. En algunos casos utilizar acondicionador aporta reparación para el pelo roto o maltratado en estas zonas. (hair styling conditioner Dermapet)

Con el pelo perfectamente lavado, procedemos al secado. Absorber con toalla o paño y escurrir las orejas y la carita. Elegir una cardina suave y pequeña, que pueda abordar todas las zonas. También utilizar peine contribuye mucho el posicionamiento del pelo de caña nasal. Para esta maniobra es imprescindible secador profesional de mano o pie para enfocar con precisión el aire templado y modelar el pelo en simultaneo (brushing). El pelo perfectamente seco y posicionado será la base para el éxito en el estilo y precisión del corte.

Tijeras y peine

La técnica correcta y el tipo de tijera son otro punto relevante en el abordaje de caritas. Las tijeras curvas que podemos encontrar en mercado se adaptan a todas las facciones. Curvas de 6” y 7” – extra curvas faciales, 5,5” y 6”. Pulir para acabados y detalles y curvas extra large de 9” y 10”

Las marcas garantizan su dureza, y ergonomía para que sean la perfecta extensión de nuestras manos en la tarea del esculpido y modelado. El acero no es la única característica importante, la mayoría de las tijeras son aleación de varios metales y eso les confieren peso y calidad. Las marcas más elegidas por los groomers son Razorline, Oster, Andis, entre otras que sin tener marcas reconocidas pueden sorprendernos.

El otro aliado y extensión de las manos en esta tarea es el peine. Encargado de posicionar y ubicar el pelo antes de cada corte, sin un peine preciso y del tamaño adecuado no se logra el pulido.

Para el cuerpo se necesitan peines largos y de dientes más separados, para las zonas de la carita, lo más importante es que el peine tenga dientes finos y delicados para separar el pelo si aplastarlo ni enmarañarlo. Y posicionar con movimientos firmes y suaves cada capa de pelo.

Comportamiento y manejo del perro

Si algo puede cambiar todos los resultados en el corte de pelo es la conducta del perro. Lograr ganar la confianza en cada maniobra para no generar estrés ni negación del animal en la maniobra es clave. Paso a paso. Se requieren asociaciones positivas, y para ello varias sesiones que formen esa conducta. Desde el baño las maniobras son las que causan confianza. El secado también debe realizarse de la forma más progresiva para llegar al corte con una conducta colaborativa. Si el perro activa su conducta de evitación, o agresión será muy difícil revertirlo con castigo o exigencia, debemos evitar que acontezca el estrés y la lucha, y avanzar con las maniobras de apoco y respetuosamente. Saber leer las señales de calma que nos indican que debemos disminuir o aminorar la acción que llevamos a cabo. En la peluquería canina el manejo de lenguaje gestual es clave para comunicarnos y entender los mensajes que nos da el perro.

Estudio técnico

Tener la capacitación técnica y teórica que sustente el abordaje del corte o arreglo. Conocer las características raciales es el primer paso. Reconocer las características que distinguen cada raza, asi como su utilidad y funcionalidad para determinar cual es arreglo de peluquería más indicado para cada perro, su familia de acuerdo a su estilo de vida y entorno.

Luego conocer los estilos y tendencias que predominan en la actualidad para definir nuestra impronta en cada corte. El arte de la peluquería canina es el medio por el cual recuperamos el manto y lo adaptamos a necesidad o deseo de los propietarios, manteniendo el equilibrio salud y belleza.

Y dentro de los ejes de conocimiento de razas y estilos, debemos ser precisos en el manejo de la simetría y balance en los cortes, con maquina o tijera. Destacar virtudes potenciando las líneas con herramientas de análisis simétrico y formal. La previsualización como ejercicio para conformar una idea del arreglo que buscamos lograr con las tijeras.

Observación y evaluación de la conformación y estructura del perro, combinando la realidad de su manto y las posibilidades de transformación que causen un cambio de look favorable. Mi consejo es observar, observar y observar. Luego ir conformando las primeras líneas cuidando el eje de simetría que determina la trufa y la mirada para efectuar óvalos o círculos armoniosos.

Destacar la mirada y completar el trabajo con algún accesorio destacan el resultado.

La práctica y perseverancia son el camino para el éxito.